Joan Vallverdú

Joan Vallverdú

De pequeño, Joan era más apasionado de los cómics que del cine, hasta que un día entró de casualidad en una sala y se enamoró completamente del séptimo arte. Empezó a cogerle gustillo a cambiar la música de las películas con sus auriculares conectados a un Walkman mientras las veía y desde entonces tuvo claro que se quería dedicar a ello. Inauguró su carrera como montador pero tardó poco en lanzarse a dirigir. Videoclip por aquí, videoclip por allá y cuando se quiso dar cuenta estaba realizando spots para grandes marcas. Lo que más le gusta de la profesión es poder crear mundos, contar historias y mezclar épocas, su preferida: la época Victoriana. No le gustaría ser el prota de ninguna película a no ser que fuese el mandaloriano. El ajo es su talismán en la cocina y jamás de los jamases volvería a ese pub en Helsinki.